Categorías
Agile Teams

Mi experiencia en la CAS 2015 y el ego

Para los que me conocéis sabréis que el tema de llevar equipos de desarrollo de software es lo mío, para nada me considero un erudito en la materia, más bien al contrario, tengo mucho que aprender y cada día aprendo cosas nuevas pero creo que es algo que se me da bastante bien, disfruto con ello y tengo algún éxito que contar, también fracasos y momentos duros que al fín y al cabo es cuando uno más aprende.

El pasado verano mi compañero Miguel Ángel García me pasaba un link en el que decía que la CAS abría su call for papers para la edición de este año y me animaba a presentar algo. Al principio no le di mucha importancia pero trás decir las palabras mágicas “a que no hay hue***” no pude resistirme a mandar una idea.

No tuve que pensar mucho, en el 2015 viví en mis propias carnes algo que más tarde llamé EDD (Ego Driven Development). No es el objetivo de este post el desarrollar el tema pues para eso habrá otro más detallado, tan solo quisiera transmitir el porqué elegí esa idea. Principalmente es porque en el último año y medio en diferentes equipos he podido vivir como el ego que todos tenemos, bien tratado y dirigido puede llevar a hacer de un equipo normalito o incluso flojo a ser uno de los mejores y el caso contrario, un ego descontrolado, una diva en el equipo mezclada con alguna puñalada por la espalda y una pizca de maquiavelismo puede hacer no solo que un equipo fracase si no que un producto se vaya al traste.

Estoy seguro que todos tenemos en mente casos como estos y no solo en el ámbito del desarrollo de software pues somos humanos y todos tenemos nuestro pequeño orgullo y ego por tanto en cualquier grupo u organización podremos encontrarlos. Debido a que estas situaciones me han tocado personalmente me decidí a hablar sobre ellas.

Trás unos meses de espera mi charla fue seleccionada como “Lightning”, se trataba de un formato corto de unos 15 minutos, no eran los 45 que me hubiera gustado pero me valía para contar mi idea. Como se dice en mi tierra manchega “me puse más contento que unas castañuelas”.

Como siempre me pasa no rematé la presentación hasta la noche anterior, en ese momento justo al terminar vi que mi Keynote no guardaba la copia en iCloud, no le di importancia pues me iba a llevar mi propio Mac, ¿qué podría pasar? Lo llevaba en el sitio más seguro.

image_large

Y por fín comenzó la CAS, abriéndola un magnífico Eugenio Moliní que con sus experiencias vitales y de superación personal nos dejó a todos boquiabiertos, si hubiera tenido un sombrero en ese momento me lo hubiera quitado. Seguí asistiendo a algunas charlas a lo largo de la mañana, la mía era a las 16h.
Entre tanto fui a almorzar con mi mujer que trabaja cerca y mientras iba ocurrió la fatalidad, la correa de la banbdolera donde llevaba el Mac se rompe y cae al suelo, en ese momento no me percaté de la magnitud de la tragedia hasta que a las 15h me metí a otra charla y al abrir el Mac resulta que no enciende, el golpe ha debido de estropear algo. En ese momento podéis imaginar los sudores fríos que me entraron, recordad que mi presentación estabas ahí y solo ahí, ni en la nube ni ningún otro sitio, de nuevo Murphy actuó y de la manera más malévola que podría. En ese momento no entré en pánico, pedí a alguien de la organización de la CAS un portátil para deprisa y corriendo rehacer la presentación teniendo en cuenta tan solo los recuerdos de la que había hecho la noche anterior. Desde aquí agradecerles que me prestaran ese portátil pues me salvaron y al final creo que la presentación me quedó mejor incluso que la original, lo que son las cosas. Consejo: haced siempre siempre copia de seguridad de vuestras presentaciones, en la nube, en un pen drive, en una caja de seguridad de un banco suizo, en pdf, word, wordperfect, todos los formatos que se os ocurran.

Llegó mi turno, la sala llena y aunque al principio estuve algo nervioso pero me vine arriba enseguida, fueron solo 15 minutos de charla, lo sé, pero los viví como si hubieran sido muchos más. Tampoco es que haya sido mi primera charla, he tenido muchas pero quizás porque el momento en lo personal era cuando más necesitaba un empujón, el caso es que salí de allí con el ánimo por las nubes, super orgulloso, a la gente le había encantado y al parecer el tema del ego en los equipos de desarrollo de software es un mal endémico, espero que haya servido un poco de ayuda mis palabras aunque sea para que sepáis que no estáis solos.

Por lo demás de la CAS me llevé la agradable sensación de encontrarme con un antiguo compañero de trabajo, Jorge Moratilla, un profesional como la copa de un pino y mejor persona que llevábamos tiempo sin vernos y pudimos ponernos al día. Gracias Jorge.

Os dejo el link a la presentación por si queréis echarle un vistazo y publicaré el video cuando lo suba la organización de la CAS.

Slideshare

Categorías
Agile Teams

¿Eres un Developer +?

Desarrollador, programador, developer, picacódigo… existen muchos nombres para esta hermosa profesión, o más bien es un modo de vida, al igual que cuando un cura por el motivo X deja de serlo, para la iglesia siempre lo será. Pues con los desarrolladores es igual, si has empezado siendo programador y con que te guste un poquito aunque cambies de puesto y vayas cambiando el Eclipse por el Excel, siempre dentro de ti serás un programador.

Cuando yo estaba estudiando Ingeniería Informática uno de mis primeros objetivos que me puse para la salida al mundo laboral era el ser un buen Programador .NET y bueno tuve suerte de caer en un par de empresas que me permitieron desarrollarme como tal, mientras tanto por mi cuenta y en los ratos libres hacía y hago mis pinitos como desarrollador iOS y Web, la aparición de tanto Framework Javascript me ha hecho replantearme mi fidelidad a .NET y estoy tirándole los trastos a Angular.JS.

En la trayectoria laboral que tengo he tenido la oportunidad de trabajar con muchísima gente, gente buena, mala, regular, orgullosa, humilde… cada uno de ellos con un nivel de experiencia distinto en una larga variedad de tecnologías. Y mientras tanto todo este tiempo siempre ha habido algo en toda esta gente que me ha hecho el que me apeteciera estar más cerca o lejos de ellos y es que sean como yo llamo “Developers +”, voy a explicar en una lista lo que para mi un programador debe tener para tener el distintivo “plus”:

  • Las tecnologías van y vienen, ahora está de moda Javascript cuando hace cinco años era la oveja negra de la programación web. Pero un Developer + se ha formado en sólidos conceptos de programación funcional, algorítmica, bases de datos, etc… Da igual lo que le pongas delante, se va a aprender la sintaxis a las pocas semanas va a ser capaz de rendir bien. Para mi, alguien que se ha machacado los libros del lenguaje de moda y lo controla de maravilla no me vale, porque si mañana cambia algo (y seguro que lo hará) con esa persona ya no podría contar. La industria del software necesita ingenieros que piensen más allá de lo que mola en el momento.
  • El trabajo en equipo, esto es un aspecto VITAL hoy en día, no existe el producto software (con un mínimo de entidad) que lo pueda llevar una persona sola sin colaborar con otros programadores. De nada me vale que tengas 2001 certificaciones y seas el mega crack de la maquetación si no eres capaz de trabajar con tus compañeros y si tienen un nivel más bajo que tú, el poder transmitírselo. Siendo un lobo solitario podrás ganar alguna batalla, pero no la guerra.
  • Valores, compañeros programadores, con valores no me refiero a lo que contiene la variable index, me refiero a palabras como humildad, fortaleza, disciplina, autocrítica, compañerismo… Estas son cosas que no las enseñan en Stackoverflow, o las tienes o no las tienes. Prefiero contratar a un programador que sea un 7 en lugar de un 9 pero sabiendo que el compromiso de esa persona con el proyecto y sus compañeros son altos, la técnica la cogerá con poco que se ponga, si eres un “canalla” no habrá tutorial que te lo quite.

Es posible que algunos no estéis de acuerdo con alguna de estas cualidades del “Developer +”, al fin y al cabo esto son opiniones y mis formas de ver el sector, hasta ahora siempre que me buscado gente que cuadre con estas cualidades me ha ido bastante bien. Espero que os valga la reflexión.

Categorías
Agile Life Teams

Termina mi etapa en bq

Hace poco más de año y medio cuando yo todavía estaba viviendo en Turquía y peleándome con los entresijos del mundo de los ebooks con Skan4Labs, por suerte, casualidad o providencia vi un anuncio que decía que la empresa tecnológica española bq iba a abrir un centro de desarrollo en Ciudad Real y buscaban gente, a alguien que pudiera liderar un grupo de ingenieros informáticos para un proyecto nuevo y fascinante que se traían entre manos. Acepté.

Durante este año y medio he tenido por delante uno de los mayores retos que he tenido nunca, liderar y “educar” en metodologías ágiles a un grupo heterogéneo de ingenieros que nunca habían trabajado de esa manera, llevar a buen puerto un proyecto en el ámbito del Ocio Digital ambicioso, lleno de incógnitas pero apasionante; ser el portavoz y responsable de la empresa en la oficina de Ciudad Real, hacer crecer al equipo hasta llegar a triplicarlo cuidando de la cultura de desarrollo que tan importante es y hacer de escudo cuando hacía falta.

He tenido la tremenda suerte de poder trabajar en una empresa de producto, que ve y desarrolla sus ideas con la vista puesta en la calidad como bandera. También he tenido la fortuna de contar con un equipo humano y técnico que todo lo que diga aquí se queda corto, juntos hemos sabido darlo todo en los momentos que “pintaban bastos” y hacer cosas increíbles.

Dificultades ha habido muchas, como en todos los proyectos y empresas como el tener equipos distribuidos en varias localizaciones, contratiempos y situaciones ajenas a uno mismo. Ante todos estos momentos es de agradecer a los que siempre han estado arrimando el hombro y a los que no lo han arrimando tanto también les agradezco porque al final todo te hace más fuerte.

Ahora es el tiempo de mirar a nuevos proyectos, nuevas metas e ilusiones con un gran bagaje y muchísimas ganas de hacer lo que mejor se me da, llevargrandes personas para hacer grandes productos. Espero veros pronto en algún “Daily Meeting”.

Categorías
Agile Teams

La mujer del César

El mundo de la tecnología está lleno de peculiaridades, es un mundo frenético, las tendencias cambian día a día, hay siempre mucha presión en el aire y cuando hay que reaccionar y dar un volantazo no siempre le gustará a todo el mundo, hay que estar bien posicionado. ¿A dónde quiero ir? pues bien, quiero ir precisamente al concepto intrínseco de competitividad que solemos tener los ingenieros informáticos.

En nuestra profesión, al contrario de otras ingenierías clásicas no todo es blanco o negro, bien o mal, hay un millón de matices que pueden hacer que algo que creíamos excelente e irrefutable otro lo consiga y eso no quiere decir de ninguna manera que lo nuestro este mal o lo de otro mejor o peor, es simplemente diferente, y como tal hay que aceptarlo.

Tras el paso por muchos proyectos, jefes y equipos puedo decir que he tenido buenas y malas experiencias (como todos en vuestros trabajos) pero hay siempre un denominador común: “Uno no es lo que es sino lo que otros dicen que es”, lo comunmente llamado Marca Personal y ese concepto es un arma de doble filo, y ambos lados cortan como bisturíes.

Existen muchas técnicas todas perfectamente documentadas de forjarse una buena marca personal, de dar buena impresión, una de ellas es hacer bien tu trabajo, hacerlo mejor que nadie e incluso ponerte alguna medalla con un logro inesperado; también es necesario destacar los logros de tus compañeros más cercanos o los de tu equipo pues también serán vistos como propios. Todo esto es importante, sí, pero no tanto como lo más vital de todo: Si esos logros y buen trabajo no generan una fama, estás muerto, ya puedes ser el descubridor de un algoritmo mejor que el de Google que si los otros no hablan de ti, no eres nada, al contrario, si no generas buena fama se entenderá por defecto que estás haciendo mal tu trabajo.

Estaréis pensando que esto es hacer apología del trepismo o lamenalguismo, nada más lejos de la realidad, aquí no se trata de hacer parecer lo que no es, si no algo más legítimo y difícil porque si es bueno en este mundo competitivo van a intentar echartelo para atrás: hacer parecer lo que es porque como siempre se ha dicho “La mujer del César no solo tiene que serlo sino parecerlo”.