¿Es un pájaro?, ¿es un avión?, ¡es un Scrum Master!

En este post quiero comentar las peculiaridades, aventuras y desventuras, virtudes y defectos de un rol al que le tengo especial cariño, no sólo por haber tenido la suerte de trabajar en él si no porque realmente pienso que una figura así es necesaria en todas las profesiones. A estas alturas ya sabréis a quien me refiero, así es, ¡hablo del Scrum Master!

Si has continuado leyendo hasta aquí seguramente estés en uno de los siguientes grupos: 1: eres un gran conocedor de este rol; 2: no tienes ni idea de lo que es un Scrum Master y te pica la curiosidad 3: no tienes nada mejor que hacer y estás matando unos minutos. A los de los grupos 2 y 3, lo siento pero este no es un post para contar la qué es un Scrum Master, hay multitud de libros que van a contar la teoría mucho mejor que yo, personalmente recomiendo Succeeding with Agile de Mike Cohn (http://www.succeedingwithagile.com/); este es un post para hablar de la parte del trabajo de SM que no cuentan en los libros, y eventualmente los sentimientos que lo rodean, en este caso subjetivamente hablando desde mi experiencia.

  • El primer rasgo que quiero destacar es un Scrum Master es el hecho de que NO ES UN JEFE, es un líder, pero un líder con una peculiaridad, es un líder que sirve al equipo, se dice que el trabajo del SM ha terminado cuando el equipo puede operar perfectamente sin él. Esta figura es una parte esencial en los equipos porque hace que el resto del equipo pueda trabajar, resuelve problemas, les quita distracciones, engrasa la máquina y está a su disposición. Como bien dice mi gran amigo Ismael Arroyo (fantástico SM por cierto) cuando le preguntan en qué consiste su trabajo: “Simplemente quito palos de las ruedas, y no pocos”.
  • Es alguien social y comunicativo, ¡como no!, esta es una cualidad clave para el SM, gran parte de su tiempo se lo pasa tratando de convencer a los demás de las bondades de las metodologías ágiles y no solo al equipo (que se convence prácticamente solo) si no lo que tiene por encima, ¡esos son los verdaderos huesos a roer!. Los beneficios de esta cultura suelen ser poco tangibles si no es está dispuestos a ello y sus bondades tardan un tiempo en llegar, por eso es esencia hacer una gran pedagogía. Creedme cuando os digo que he visto grandes SM hacer de equipos verdaderas máquinas del “agilismo" y sacar productos estupendos y fallar en este aspecto.
  • Facilitador, todos los que andéis en este mundillo del software sabéis que siempre ha sido, es y será un caos, el software es probablemente una de las ingenierías más complejas debido a la infinita casuística, si a esto le sumas que las personas a veces sacamos a relucir nuestro orgullo torero por encima de todo pues hace falta una figura facilitadora que ayude a alcanzar acuerdos. Por el bien del SM estos momentos mejor que sean pocos por de tanto facilitar al final uno se resiente.
  • Energy & Empowerment, a veces pienso que los SM desayunan un tazón de Pharmaton todas las mañana porque no os imagináis la cantidad de energía y positivismo que desprenden, es la única manera de contagiarlo a los demás.
  • Mejora continua, cuando era pequeño quería ser médico, hasta que alguien que me quería quitar la idea de la cabeza me dijo que éstos se pasan la vida estudiando porque siempre salen nuevos medicamentos y técnicas, me asusté y me tiré por la informática, que iluso… Pues eso, un SM debe de tener un gran background técnico, programe o no, debe de estar al día de las últimas tecnologías y procesos para así, poder anticiparse a los problemas, que os aseguro llegarán.
  • Grano y paja, una de las tareas más complicadas a las que se va a enfrentar un SM es a saber distinguir cuando hay un problema, si de verdad lo hay, y ser transparente y reportarlo. Recordemos que el SM no es un representante de los trabajadores, tampoco es un jefe al uso, por tanto su mejor herramienta es la transparencia, mostrar las situaciones tal y como son para poder buscar la mejor solución.
  • El valor de la entrega, debe transmitir cuan importante es que cada sprint se entregue algo, por pequeño y minúsculo que sea, da igual, pero siempre debe de haber un incremento de funcionalidad, siempre se debe mostrar algo nuevo y este principio se lo debe trasladar a todos los miembros del equipo.

Si después de leer estas cualidades sigues queriendo ser un superhéroe llamado Scrum Master, ¡enhorabuena! este va a ser un trabajo para ti, si tienes tus dudas o no te crees un carajo todo esto del “agilismo”, no te culpo, es normal, por eso es necesaria tanta pedagogía que comento antes.

Como esto no es un artículo técnico ni una entrada de Wikipedia sobre lo que es un SM voy a mojarme y contar algunas de mis experiencias que he tenido en este rol que he desempeñado durante años. Os puedo decir sinceramente que para mi ha sido muy gratificante trabajar como SM, es un trabajo bonito y apasionante, sobre todo en el ámbito humano pues tienes mucho trato con los equipos.

Como decía Diego Rojas (@drobur), profesor de uno de los cursos de Scrum a los que asistí “El trabajo del SM es tomarse cafés con la gente” y vaya si tenía razón, tuve que empezar a tomarlos descafeinados si no quería sufrir ataques de nervios; ¿por qué los cafés? es el momento en el que entablas más relación con los compañeros, tienes que ser su consejero, ganarte su confianza, tienes que saber cuando tienen un mal día, uno bueno, las cosas que les preocupan, las que les gustan, las que les molestan…

Por otro lado no os voy a engañar, el trabajo de Scrum Master es agotador, sobre todo cuando tienes que lidiar con equipos o parte de la organización que no creen en los principios ágiles, ni quieren creer por mucha pedagogía o psicología que despliegues, eso es todo un reto, creedme; es difícil, sí, pero no imposible.
En resumen, os animo a que si os sentís atraídos por esta figura lo intentéis, que probéis porque realmente os enganchará y aunque hay momentos no tan buenos (como en todos los trabajos), merece la pena estar ahí.

Mientras tanto me tenéis a vuestra disposición tanto en los comentarios de este post como en mi contacto al que os invito a que me escribáis si tenéis alguna duda o consulta sobre este superhéroe llamado Scrum Master.